domingo, diciembre 31, 2006

Peralta, campeón

No hay que escamotear la victoria que hoy obtuvo Eduardo Peralta en la Copa Casablanca de Tenis. En 29 años de historia de ese torneo, sólo dos veces lo ha ganado un mexicano (en 1992, Jorge Esqueda y Peralta ahora).
Y el torneo, en la categoría de 17 años y menores, es uno de los más importantes del mundo.
En suma: lo que hizo Peralta hoy fue como haber ganado un Master Series de la ATP a nivel profesional. Mexico tiene un nuevo campeón del mundo. Fue el "caballo negro" del Casablanca (llegó a la final habiendo entrado al torneo con un wild card) y si lo cuidan (si se cuida), tiene un futuro prometedor como profesional.
Enhorabuena.
¡Feliz año, México!
---
Eduardo Peralta ganó hoy la final de la XXIX Copa Internacional Casablanca de Tenis al moldavo Radu Allbot, por parciales de 6-1 y 6-2.

sábado, diciembre 30, 2006

007

Se nos fue el 2006.
¿Se nos fue? ¿Lo fuimos?
Llega el 2007. 007. It might be the lucky seven for all of us.
Un año en el que estaremos dispuestos a vivir más, y a vivir mejor.
Muchas gracias a todos los que hicieron posible este 2006. A los que llegaron y a los que se fueron. A los que permanecieron. Sobre todo a los que permanecieron. Porque este año no fue fácil. Pero el 2007 será feliz.
Un abrazo a todos, y mis mejores deseos para la página en blanco que inicia el próximo lunes.

jueves, diciembre 28, 2006

Santas gripas

Postrado en cama por una gripa nada inocente leo París no se acaba nunca, de Enrique Vila-Matas:
"Nadie nos pide que vivamos la vida en rosa, pero tampoco la desesperación en negro. Como dice el proverbio chino: ningún hombre puede impedir que el pájaro oscuro de la tristeza vuele sobre su cabeza, pero lo que sí puede impedir es que anide en su cabellera. 'No hago nada sin alegría', decía Montaigne. Al comienzo de El Antiedipo encontramos esta gran frase de Foucault: 'No creas que porque eres revolucionario debes sentirte triste'".
---
Con agradecimiento a Víctor Isolino, por la recomendación del libro.

martes, diciembre 26, 2006

Martes, 12:14

Sito en el la zona de la alberca del Club Casablanca Satélite, donde me eché a reposar la gripa que sentí desde esta mañana. En el iPod sonaba "AM180" de Grandaddy.
De la XXIX Copa Casablanca sólo alcancé a ver que un tenista francés (Jonathan Eysseric) las trae todas consigo para llevarse el torneo. Será profesional pronto, sin duda. Y muy probablemente de los buenos.

lunes, diciembre 25, 2006

Que coman pasteles

¿Recuerdan sus clases de Historia? En la prepa. Tema: Revolución Francesa. El profe ha leído la Declaración Universal del Hombre y del Ciudadano que empieza con ese axioma utópico de "Todos los hombres nacen iguales". Luego el profe despotrica contra la monarquía francesa cuyos abusos propiciaron el levantamiento armado. Los cortesanos en Versalles --dice el profe-- corren alarmados a avisar a María Antonieta, que pregunta por qué está enardecida la turba. Tienen hambre, le dicen. Que coman pasteles, responde.
Ignoro si la anécdota es real (históricamente real, quiero decir), pero igual hace un buen retrato de lo que debió ser (más o menos) la reina francesa en esa época.
El caso es que Sofia Coppola (la de Lost in Translation) ha tomado ese personaje como base de su nueva película, en la que Kirsten Dunst (la novia de Spiderman) es María Antonieta. No he visto la película, pero al parecer vale la pena. Lei que su premiere en Cannes fue turbulenta, por decir lo menos: algunos se salieron de la sala antes de que terminara la proyección, la mayoría abucheó al final y otros tantos alabaron la obra sin reparos.
En la página de Rotten Tomatoes (www.rottentomatoes.com) el consenso es que la crítica la reprueba con calificación de 5.3... y los usuarios la aprueban, aunque sin llegar a calificarla de buena (7.3).
He tenido la oportunidad de escuchar el soundtrack y me ha parecido excelente: salvo un nada despreciable track de Vivaldi, pura música contemporánea bien chida.
Así que, bueno: todo lo que dicen de ella puede ser una gran mentira... pero también una gran verdad.
¿Alguien sabe cuándo la estrenan en México?

miércoles, diciembre 20, 2006

Niños: absténganse

¿Recuerdan cómo y cuándo conocieron la verdadera identidad de Santa Clós?
No están ustedes para saberlo, ni yo para contarlo, pero la verdad es que fui un niño razonablemente feliz. Siempre me traían regalos Santa Clós y los Reyes. En ese sentido fui muy afortunado. Ahora bien: no siempre me traían lo que pedía. Muchas veces, incluso, me traían cosas que no quería. Entonces me preguntaba: si me porté bien y Santa es tan bueno y poderoso... ¿por qué me trajo tantos carritos en lugar de una autopista? ¿Por qué los Reyes siempre me traen ropa cuando nunca les pido eso? ¿Se equivocaron de pedido? ¿Por qué al compañero X de mi escuela, que se porta tan mal y mantiene una boleta impresentable, sí le trajeron todo lo que pidió?
Claro que mis papás se enteraron de estas dubitaciones. Y decidieron hacer algo al respecto. Nos sentaron a mi hermana y a mí en la sala y nos explicaron todo. Tendríamos 9 ó 10 años. Mi papá incluso nos detalló que ese año no habría regalos tan buenos como los de años anteriores y que de ninguna manera quería que pensáramos que eso significaba que a Santa Clós no le hubiera agradado nuestro comportamiento, o que a ojos de los Reyes nosotros mereciéramos menos que otros niiños. Nos explicó cómo "el sistema" generaba esa necesidad de tenerlo todo, y tener siempre más, especialmente en esta época del año... y etcétera.
A mí me quedó claro. Tanto, que fui con todos mis amigos a contarles la noticia, ufano de saber algo que ellos no. Todavía frecuento a algunas de esas víctimas de mi "terrorismo navideño", que no me perdonan haberles quitado el velo de los ojos (claro que no lo hice con delicadeza, eso lo reconozco, jaja).
Hace unos días platiqué con dos personas que tienen hijos y les pregunté cuándo les iban a decir. Ambos me dijeron "nunca". Uno argumentó que jamás se atrevería a desilusionar así a su hijo. De todos modos se va a enterar, ¿no? Mejor que se entere por ti que por un amigo malhora que ande por ahí divulgando el secreto. "No", me dijo muy serio. "Que se entere cuando se tenga que enterar. Y como se tenga que enterar".
Yo no haría lo mismo que él. Si pudiera escoger, habría elegido a mi papá para que me dijera. Y no a un amigo con vocación periodística que estuviera rompiendo corazones a quien quisiera escuchar lo que sabía.

lunes, diciembre 18, 2006

¡Woohoo!

Tres en cartelera

Casino Royale. James Bond deja de ser un aristócrata londinense para convertirse en un agente secreto de verdad. Si les gustaba el Bond que peleaba contra ocho cuates y cuando terminaba lucía cabellera intacta y maquillaje perfecto, van a detestar la peli. Si, por el contrario, alguna vez desearon un Bond más, digamos, verosímil, la disfrutarán bastante.
Calificación ergozoom: ***1/2
Lo que el agua se llevó. De los animadores de Wallace y Gromitt llega esta nueva película totalmente animada por computadora, aunque el estilo sigue siendo plastilinesco. Divertida, sin duda, pero no alcanza las cumbres de Toy Story o las anteriores de los citados Wallace y Gromitt.
Calificación ergozoom: ***
Eragon. La desilusión del 2006. El año pasado resultó un tanto cargante el estreno de Crónicas de Narnia pretendiendo suceder las glorias de El Señor de los Anillos. Cargante, pero tolerable. Eragon es sólo fantasía elemental, atestada de lugares comunes y, claro, efectos especiales de antología que, sin embargo, ya hemos visto antes (mejor utilizados) en otras cintas del género.
Calificación ergozoom: (sin calificación).

jueves, diciembre 14, 2006

OBITUARIO CON HURRAS

- Mario Benedetti

Vamos a festejarlo, vengan todos
los inocentes
los damnificados
los que gritan de noche
los que sueñan de día
los que sufren el cuerpo
los que alojan fantasmas
los que pisan descalzos
los que blasfeman y arden
los pobres congelados
los que quieren a alguien
los que nunca se olvidan
vamos a festejarlo, vengan todos
el crápula se ha muerto
se acabó el alma negra
el ladrón
el cochino
se acabó para siempre
hurra
que vengan todos, vamos a festejarlo
a no decir la muerte siempre lo borra todo
todo lo purifica
cualquier día la muerte no borra nada
quedan siempre las cicatrices
hurra
murió el cretino, vamos a festejarlo
a no llorar de vicio
que lloren sus iguales
y se traguen sus lágrimas
se acabó el monstruo prócer
se acabó para siempre
vamos a festejarlo
a no ponernos tibios
a no creer que éste es un muerto cualquiera
vamos a festejarlo, a no volvernos flojos
a no olvidar que éste es un muerto de mierda.

---
(Con agradecimiento a Yanna Hadatty por el envío)

¡Tuzos, Tuzos!

Del diario chileno El Mercurio:
"Una fuerte caída registraban las acciones de Colo Colo a las 10:10 tras la derrota por dos goles a uno sufrido ayer en el Estadio Nacional, en el marco de la final de la Copa Sudamericana.
A las 15:32 hrs. los papeles de Colo Colo caían un 4,74% a $339.
Esta caída se entiende debido a que en el mercado ya estaban internalizados los suculentos ingresos por casi US$ 3 millones que le reportaría al club la obtención del título continental (que no logró anoche), entre los derechos de televisación de partidos, entradas y millonarios premios que entrega la Conmebol."

martes, diciembre 12, 2006

Entre tinieblas

Todos conocemos al Almodóvar del Óscar. Ése de Todo sobre mi madre y Hable con ella. Mucho más el del post-Oscar: el de La mala educación y Volver. A muchos no les gusta. Hace unas semanas leí un post de Diana Solano (http://thefairestcreature.blogspot.com) que empezaba "Almodóvar lo hace de nuevo: otra película que no me gusta".
Me he dado cuenta de que hay mucha gente a la que Almodóvar no le gusta. Pienso que a la mayor parte de esa gente (Diana incluida) le repele el hecho de que Almodóvar sea tan laureado por trabajos que parecen producto de un efectismo fácil. Diana de nuevo: "Pura película de 'ay, qué susto, se tiró a la comatosa'".
No negaré que Almodóvar sea efectista (su ánimo provocador en muchas ocasiones es profundamente visceral). Mi punto, en todo caso, es que su éxito no está basado sólo en eso.
Entre tinieblas es la película más "vieja" que he visto de Almodóvar. Del '83 cuando, seguramente, ni soñaba con ganar el Óscar. Cuando --se nota-- no tenía presupuesto para cubrir sus aspiraciones. Pero cuando, sin embargo, ya era Almodóvar.
Trata de una cantante que, después de que su novio muere de sobredosis, se refugia en un convento. De la orden de las "Humilladas Redimidas". Obviamente uno se imaginaría que en el convento se encontraría con las monjas penitentes, cerradas de mente (y de piernas) que el estereotipo manda.
Pero es una película de Almodóvar. Sor Rata de Callejón es escritora de clóset (escribe novelas rosas con pseudónimo); Sor Víbora es diseñadora de modas (cambia de hábitos a los santos cada temporada); Sor Estiércol es masoquista y adicta a los ácidos y la abadesa Julia es lesbiana adicta a la coca y la heroína.
Todo queda puesto para una película hilarante, claro, pero también inteligente. El director no se conforma con la risa fácil y por momentos lleva el guión a reflexiones teológico-filosóficas, sin olvidar su audaz manejo del color en la pantalla y la ingeniosa musicalización que le ha caracterizado desde sus primeros trabajos.
Me ha dado gusto ver ese Almodóvar. El de los primeros trabajos. Y saber que su talento viene desde entonces y no es producto (sólo) de su fama reciente.

martes, diciembre 05, 2006

10 contra diciembre

1. El disco de villancicos de Luis Miguel suena a todas horas en todos lados.
2. Si no es el de Luis Miguel, es alguno de Frank Sinatra con grandes bandas cantando "Santa Claus is coming to town".
3. Si no es el de Sinatra es el que grabaron cantantes de Televisa hace como 20 años y se reedita cada año, con Mijares cantando "Adeste fideles" y Pandora interpretando "Los peces en el río", entre otras joyas similares.
4. Porque hay filas en todos lados a todas horas.
5. Porque estrenan una nueva película de Tim Allen (este año: Santa Cláusula 3).
6. Porque a todos les entra el “espíritu navideño” y en todos lados se organizan intercambios, comidas, fiestas y etcéteras que dejan muy poco tiempo para uno mismo, amén de que en no pocos casos obligan a reunirse con gente indeseable que uno evita el resto del año.
7. Porque, como consecuencia de los compromisos sociales adquiridos en la temporada, la cartera sufre sensible adelgazamiento.
8. Porque si uno se niega a contraer los compromisos sociales aludidos es tildado de amargado, grinch o gruñón y sólo en los menos de los casos de persona sensata, cuerda y con un sentido común más o menos aceptable.
9. Es la época del Teletón: el mayor chantaje mediático del que tenga memoria. ("Necesitamos tu amor", dicen. ¿Mi amor o mi dinero?)
10. Y no olvidemos el Juguetón.

jueves, noviembre 30, 2006

Calderón: You've to be startin' somethin'

Recuerdo la noche del 2 de julio del 2000. El país estaba en éxtasis. Yo no (voté por Rincón Gallardo, que perdió el registro), pero me contagiaron. Salí con mi familia a celebrar en Reforma. Bajamos en el Ángel, donde Fox llegaría un par de horas después a celebrar su victoria. Vi eso en la tele y (acúsenme de cursi si quieren) me conmoví mucho cuando Fox saludaba a la multitud que coreaba "No nos falles / No nos falles".
Pensé (como millones entonces) que el futuro era prometedor... casi como en los comerciales de Santiago Pando, jaja.
No quiero aburriros con la retahíla de decepciones foxistas. Baste decir que el mejor momento del sexenio de Fox fue, precisamente, ese 2 de julio del 2000. Desde entonces ha ido en picada... seis años. Y serían más si tuviera más tiempo. Lo peor es recordar que en el 2000 tuvo todo para empezar el cambio real en el país. Con la popularidad que tenía entonces (arriba del 80% nacional) ni siquiera el Congreso opositor podía haberse resistido a la inercia del "efecto Fox". Pero Fox decidió que su misión en los próximos seis años sería conservar esa popularidad. Y para ello --razonó-- no podía tomar decisiones impopulares. Así que no hizo nada. Y terminó con una buena aceptación (rozando el 60%, según Consulta Mitofsky), pero dejó al país en un marasmo que empieza a dar miedo.
Felipe Calderón llega a la Presidencia en un escenario muy distinto. Es difícil imaginar un ambiente más adverso en el país. Ésa es justamente la principal (y quizá única) razón para pensar que su sexenio será bueno: si, a diferencia de Fox, Calderón va de menos a más, podemos esperar algo mejor que los seis años anteriores que, si bien no fueron pésimos, sí dejaron mucho qué desear teniendo en cuenta la expectativa original.

lunes, noviembre 27, 2006

Orozco a Bellas Artes


Hace un par de años, a través del documental Gabriel Orozco, de Juan Carlos Martín (2002), descubrí la vida, obra y milagros de Gabriel Orozco, quizá el artista plástico más importante de México en este momento.

Orozco (nacido en Xalapa en 1962) era poco conocido en México hasta hace algunos años. Curiosamente fue hasta este sexenio, el de Sari Bermúdez al frente del Conaculta, que en México se le organizó una retrospectiva en el Museo Tamayo, se le editó un libro, se le pagó una exposición en el Palacio de Cristal en Madrid, se le encargó una obra para la Mega Biblioteca Vasconcelos y ahora se anuncia una nueva exposición a inaugurarse el próximo miércoles en Bellas Artes. Hay quienes le llaman ya el "artista del sexenio", dado el indudable apoyo que recibió del gobierno en estos años.

Una pizca más de polémica en la vida de Orozco, que ya está acostrumbrado tanto al éxito como al escándalo. A principios de los '90 mandó a la Bienal de Venecia una caja vacía de zapatos. No lo han vuelto a invitar desde entonces. En alguna ocasión presentó una pieza que consistía en una inmensa bola de plastilina que llevó rodando durante un año.

Pero más allá de las excentricidades que lo han llevado a la hoguera de los críticos más recalcitrantes, están las razones por las que igual expone su obra en Frankfurt que en París, Nueva York o Londres. Su intuición poética lo lleva a construir piezas con objetos cotidianos, conceptualizando a partir de elementos como una bicicleta, un automóvil, un tablero de ajedrez, una mesa de billar, otra de ping-pong y latas oxidadas recogidas en alguna playa veracruzana. Varias de esas piezas (un total de 140) se verán en México a partir del miércoles, además de algunos de sus cuadernos de notas entre dibujos, pinturas, esculturas y fotografías. Hay que ir. Es un artista empeñado en crear momentos memorables, en vez de monumentos olvidables. Y tiene una gran intuición para descontextualiar objetos, dotándolos de nuevos y --a veces-- más complejos significados.

---

La exposición Gabriel Orozco se presenta desde el miércoles 29 de noviembre y hasta el domingo 25 de febrero en el Palacio de Bellas Artes con horario de martes a domingo de 10 a 18 horas.
En la imagen, la obra Papalotes negros (1997).

lunes, noviembre 20, 2006

Brrr...evolución

¡Qué buena película, Los infiltrados! Es la nueva de Martin Scorsese, para quien no ande muy informado. A mí no me gustaron mucho sus anteriores El aviador y Pandillas de Nueva York, pero sabemos que es el maestro que filmó Taxi Driver, Toro Salvaje y La Última Tentación, así que podíamos esperar de Los infiltrados una película superlativa. Sobre todo teniendo en cuenta el elencazo encabezado por Jack Nicholson (soberbio), Leonardo DiCaprio (excelente) y Matt Damon (suficiente), completados con Martin Sheen, Alec Baldwin y Mark Wahlberg.
Es una película larga (2:31) y de trama compleja, aunque no precisamente complicada, que podría incomodar a quien sólo vaya a buscar una película de acción. Claro que hay mucha sangre y balazos (¡es una película de Scorsese!), pero todo está secundado en un muy buen guión de William Monahan.
La anécdota inicial es simple: Frank Costello (Nicholson) es líder de la mafia en Boston y apadrina a un joven policía, Colin Sullivan (Damon), desde su instrucción en la academia de policía para que sea su agente infiltrado en la corporación. Con semejante mecenazgo, Sullivan asciende como la espuma mientras otro poli, Billy Costigan (DiCaprio), paga con sangre, sudor y lágrimas (literalmente) para convertirse en uno de los sicarios de Costello. Agreguen al FBI, una bella mujer (Vera Farmiga) y las traiciones naturales entre policías y ladrones, empiecen a cruzar las líneas y tendrán una idea general de la trama de la película.
¡Véanla! Es entretenida, está muy bien actuada, mejor dirigida y tiene momentos realmente memorables, empezando con la primera escena, cuando Costello sale de la penumbra (también literalmente) y se encuentra a un Colin puberto al que invita a trabajar con él: "When I was your age they used to say you could become cops or criminals. What I'm saying to you is this... When your facing a loaded gun, what's the difference?"
WOW.

sábado, noviembre 18, 2006

Si aparece comida azul...

Ahhh... no sé cómo empezar este post. Quizá diciendo lo obvio: ¡que estoy feliz de volver a ver al Conde Pátula! Creo que todavía lo pasan en la tele (¿alguien me dijo que los sábados a mediodía?), pero hasta hoy, que compré la primera temporada en DVD, hacía años que no lo veía. Fue como reencontrarme con un amigo de la infancia.
¡Pátula es un clásico! Es una caricatura inteligente y divertida y, como ha ocurrido en muchas ocasiones, el doblaje mexicano le ha dado un plus que no tiene ni siquiera la versión original. He tenido la oportunidad de ver el primer episodio de la serie en inglés y en español y puedo decirles que aunque el original es muy divertido, en español es francamente hilarante: se nota que la producción en México no se limitó sólo a traducir los guiones, sino a en verdad recrear los personajes con la idosincrasia mexicana, tan particular.
Me encanta que Pátula haya vuelto. Definitivamente fue parte de mi infancia (lo fue de toda mi generación) y, visto casi 20 años después, puedo constatar que el ingenio de la caricatura (por cierto, producida en Gran Bretaña y no en EU) permanece indeleble... ¡igual que los momentos que pasé viéndolo con mis amigos y mi hermana!
Bienvenido de vuelta, Patolín...

lunes, noviembre 13, 2006

Babel efectista

Tal es el adjetivo que mejor define lo que me parece Babel, nueva película de Alejandro González Iñárritu.
Ojo: no dije que la película sea mala. El director vuelve a manejar con mucha eficacia los recursos que tiene a mano (se nota, y bien, el presupuesto de 25 millones de dólares con el que contó ahora), pero no va más allá de esos recursos que maneja más que adecuadamente.
A vuelo de pájaro recuerdo tres momentos muy impactantes, que yo llamo efectistas: la "dramática" espera de un disparo que hiere de muerte al personaje de Cate Blanchett (la vemos dormitar plácidamente a bordo de un autobús turístico mientras sabemos que le dispararán, aunque -claro- no sabemos cuándo). El mismo personaje, malherido, observa cómo calientan una aguja para coser su herida: aquí vemos varios segundos de gritos y rostros compungidos; al final, el manejo de las palabras y las acciones para conducir al espectador hacia el más puro patetismo haciéndole pensar que un personaje se suicidará para pocos segundos después descubrir (oh, sorpresa) que el personaje en cuestión elige la vida. Son todos momentos que arrancan "ohs" y "ahs" a la multitud que, claro, sale sobrecogida.
También está la "trampa" del título de la película. Babel abreva, claro, del mito bíblico. En la película, sí, se hablan cuatro lenguas distintas, y el lenguaje de señas. ¿Y luego? Los personajes no se hubieran entendido aún si hablaran el mismo idioma. ¿Dónde queda el mito que da título a la película? ¿O no hay que tomarlo en cuenta y entender lo obvio: que es difícil, a veces imposible, comprendernos más allá de las barreras del lenguaje hablado (o señalado)?
En justicia hay que decir que las tres historias que se entrelazan están bien contadas (aunque unidas por un elemento frágil: el rifle que un cazador japonés obsequia a un guía marroquí) y que las actuaciones son sobradamente buenas.
González Iñárritu pudo filmar en tres países, y tanto él como el fotógrafo Guillermo Prieto supieron aprovechar muy bien sus locaciones.
Repito: no digo que Babel sea mala película: digo que González Iñárritu ya demostró con creces que puede hacer buen cine. Me hubiera gustado ver algo más que eso. Algo que estuviera a la altura de la estratósfera en la que han colocado a un director con mucho talento y quizá (sólo quizá) una fórmula que ya aprendió a explotar sobremanera bien.

sábado, noviembre 11, 2006

Tierra a la vista

(San Francisco desde el satélite Ikonos)

El Instituto Smithsoniano de Washington inauguró hoy su exposición Earth from Space, consistente en más de 40 fotografías de la Tierra tomadas, claro, desde el espacio.
La muestra no está programada para visitar México, pero en línea se encuentra una exposición virtual que permite explorar a detalle fotografias del ajetreado aeropuerto O'Hare en Chicago, el desastre que dejó Katrina en Nueva Orleans, o las faldas del Popocatépetl, por mencionar sólo algunas.
Échenle un ojo a esos poemas visuales dando click en www.earthfromspace.si.edu.
---
(Con agradecimiento a Alejandro Herrera por la recomendación)

jueves, noviembre 09, 2006

back on the block

Primero: disculpas pedir a los tres lectores de este blog por las largas ausencias de posts y blogger. Prometo la regularidad de antes de ahora en adelante. Muchos cambios se avecinan y el blog no será la excepción: me voy a dar tiempo para revisar la versión Beta de blogspot y mejorar la plantilla de este blog.
Promesas hechas, pasemos a lo barrido. Al post de hoy.
Seguro se enteraron de la encuesta nacional de lectura que el CONACULTA presentó hace dos semanas. Los números duros dicen que los mexicanos leemos 2.9 libros al año. Y que el grupo de edad que más lee es el de los niños y jóvenes de 6 a 22 años... claro, la edad en la que leer no es un placer, sino una obligación. En fin. Lo que quiero comentarles es un análisis que Gabriel Zaid hizo para Letras Libres, concentrándose en el sector de gente "culta" del país: los que estudiaron una carrera universitaria e incluso han ido más lejos. Chequen:
"Los entrevistados que han hecho estudios universitarios o de posgrado dieron respuestas todavía más notables. Según la ENIGH 2004, hay 8.8 millones de mexicanos en esa situación privilegiada (incluye a los 2.8 millones de universitarios que no terminaron sus estudios). Pero el 18% (1.6 millones) dice que nunca ha ido a una librería; el 35% (3 millones), que no lee literatura en general; el 23% (2 millones), que no lee libros de ningún tipo; el 40% (3.5 millones), que no lee periódicos; el 48% (4.2 millones), que no lee revistas y el 7% (más de medio millón) que no lee nada: ni libros, ni periódicos, ni revistas. El 30% (2.6 millones) dice que no gasta en libros, el 16% (1.4 millones) que gasta menos de $300 al año. O sea que la mitad de los universitarios (cuatro millones) prácticamente no compra libros. Sin embargo, el 66% dice que compra la mayor parte de los libros que lee. Como dice leer en promedio cinco libros al año, esto implica que compra tres. El 77% dice que tiene su propia biblioteca, pero en el 68% de estas bibliotecas personales hay menos de 50 libros. Y ésta es la crema y nata del país".

jueves, noviembre 02, 2006

Convulsiones


Decía Breton que el arte será convulsivo o no será...
Me gustaría saber qué piensa de esto.
Este cuadro, que pintó Jackson Pollock, se llama Nº 5, 1948. Mide 1.24 metros de ancho por 2.48 de largo y vale la friolera cantidad de 140 millones de dólares. ¡1527 millones de pesos!
A ver: otra vez, despacito y sin signos de admiración: mil quinientos veintisiete millones de pesos.
No. No lo puedo creer.

martes, octubre 24, 2006

'Pa qué tanto brinco

Me consta, porque tuve un tío burócrata, que al desfile del 20 de Noviembre los empleados sindicalizados asistían sólo por dos razones: 1) porque pasaban lista y les descontaban no sé cuánto de su sueldo si no iban y 2) porque les regalaban un lujoso y exclusivo kit deportivo que incluía pants amarillo con rojo y torta de jamón...
Eso por el lado de los burócratas. Por parte del respetable público ignoro las motivaciones de asistir al desfile: ver a miles de empleados con sobrepeso haciendo tablas gimnásticas en la plancha del Zócalo nunca me pareció una idea cautivante...
Por eso me sorprende la reacción de algunos periodistas y reporteros (ya no digamos de priístas consumidos) en el sentido de que la cancelación del desfile anunciada hoy por el Presidente Fox implica la pérdida de "una bonita tradición que data de 1928, cuando se celebró el primer desfile deporblablabla". Un colega incluso comentó (y lo dijo en serio) que hechos como éste (?) representan la pérdida de identidad nacional... Otro me dijo que era como una patada en el trasero para el PRI.
Y pienso: si el desfile del 20 de Noviembre era parte de la identidad nacional... ¡qué alegría perderlo! Y si es una patada para el PRI... Fox, ¡te tardaste demasiado!

miércoles, octubre 18, 2006

Tres en cartelera

El creyente
Podría ser la continuación de aquella Historia Americana X. Aquí un joven judío (el muy convincente Ryan Gosling) se convierte en neonazi, con todas las contradicciones que su decisión conlleva. Es una película inteligente, pues echa por tierra los argumentos radicales de ambos lados.
Vale la pena.

El Ilusionista
Un mago desaparece de su Austria natal luego de que el emperador le prohibe cortejar a la princesa. Años más tarde regresa a casa para ocasionar una tragedia y vengarse del emperador. La película está muy bien ambientada en la Viena del siglo XIX, pero el guión tiene varios problemas estructurales: el final es, literalmente, sacado de la manga.
Buena opción B.

Buena Vida Delivery
No estoy seguro de si sigue en cartelera, pero vale la pena cazarla en caso de que quede en algunas salas. Es muestra del excelente momento que pasa el cine argentino. Cuenta la historia de un repartidor y una despachadora de gasolina que la pasan muy bien hasta que la familia de ella llega de visita... y la visita se prolonga indefinidamente.
No la dejen pasar.

martes, octubre 10, 2006

¡Qué gauchos!

El domingo pasado, clásico de clásicos en Argentina. Boca - River. River - Boca. Ganó River 3-1. Ayer los publicistas de ese equipo publicaron estos anuncios en la prensa nacional.
Primero éste, con toda la carga machista que puedan otorgarle (de eso se trata, pues):

Y luego éste, que me recordó aquella canción de María Victoria que dice "Cuidadito, cuidadito, cui-dá-diiii-to"...

¡Qué chida es la publicidad cuando se hace bien!

viernes, octubre 06, 2006

Libros como espinacas, espinacas como libros


Leer es como comer verduras o hacer ejercicio: todo mundo sabe que es bueno, pero pocos lo hacen... y menos aún lo hacen por gusto porque los beneficios no son inmediatos.
Hay que leer mucho (igual que comer sano y ejercitarse todos los días) durante mucho tiempo para que los resultados empiecen a notarse.
---
Por cierto: antes de que salten los marisabadillas: sé que la foto es de un brócoli, no de una espinaca. Pero el brócoli es mucho más fotogénico que la espinaca. Qué le vamos a hacer. Igual son vegetales.

martes, octubre 03, 2006

Cliché Guevara


El texto es de Jordi Costa. Publicado hoy en El País.
---
En los planos finales de Bright future (2002), película de Kiyoshi Kurosawa sobre la juventud como medusa de cuerpo frágil y corazón envenenado, aparece uno de los mejores usos cinematográficos del icono Che Guevara: un grupo de colegiales, con camisetas que reproducen su efigie, pasea su indolencia por las calles de Tokio. La banda sonora empieza a bañar la imagen de inquietud: ésa es la única revolución posible, un imperativo de cambio que avanza inexorable, sin ideología, de la nada hacia el vacío, con el eco de los viejos líderes convertido en estampado.
Las camisetas de los chicos de Bright future reiteran esa imagen del Che Guevara que ha acabado convirtiéndose en marca de sí misma tras un singular recorrido: el fotógrafo Alberto Korda tomó la imagen original el 5 de marzo de 1960, en el funeral por las víctimas de la explosión del barco La Coubre. La foto no fue publicada en su momento, pero, en 1968, el artista irlandés Jim Fitzpatrick la utilizó como punto de partida para elaborar un retrato del Che en bitono que pasaría a la posteridad como el icono cheguevara reiterado hasta la saciedad en pósteres, camisetas, tazas y demás soportes de la inmortalidad pop. La versión de Fitzpatrick introducía una significativa variación en la mirada del revolucionario, que pasaba de mirar al frente a proyectarse hacia el lejano horizonte, hacia un futuro, en suma, que podría ser revolucionario.
Korda nunca quiso cobrar royalties por el uso de la imagen, siempre y cuando la reproducción sirviese a la difusión de los ideales del Che. No pudo evitar que la voracidad del mercado acabase vaciando al mito de significado. Hoy, cuando el rostro del Che puede ser salvapantallas o tapiz para teléfono móvil, la imagen de 1960 se puede seguir usando como mero índice de rebeldía (de cualquier rebeldía). O, simplemente, se puede usar porque sí.
En 2013: Rescate en L. A. (1996), de John Carpenter, George Corraface encarna a una mutación posapocalíptica del Che Guevara: un guerrillero peruano llamado Cuervo Jones que, al grito de "Give me the bolas!", requería unas boleadoras de gaucho para combatir a sus enemigos. Muchos años antes, Andrew Lloyd Webber y Tim Rice habían convertido al Che en el airado Pepito Grillo de Evita Perón. La famosa ópera rock no contempló los daños colaterales para el imaginario colectivo de confiar el papel a Mandy Patinkin, David Essex, Patxi Andión o Antonio Banderas. En 1969, la película que Richard Fleischer dedicó al personaje -con Omar Shariff como brutal error de casting- fue recibida con cócteles molotov en Chile y Argentina. Quizá el flamante biopic dirigido por Josh Evans que protagoniza Eduardo Noriega sea recibido ahora con arqueos de ceja.
"Soy como el Che Guevara con collares de oro / soy complejo", rapea Jay Z. Es posible que estos tiempos sean algo complejos: en 1987, la compañía de videojuegos japonesa SNK transformó su juego Guevara en Guerrilla war, eliminando todas las referencias a la figura histórica para su comercialización en Occidente. Las copias originales de Guevara se convirtieron en codiciadas piezas de coleccionista. A lo mejor (o a lo peor) el Che en versión Fitzpatrick miraba hacia un futuro así.
---

domingo, octubre 01, 2006

Mi nueva ventana


¡Miren qué re chula está!

ZP perdió su silla

Un grupo de jóvenes (autodenominados 4 Gatos) subieron ayer a su blog (levantatezp.blogspot.com) un video en el que aparecen robando la silla de Zapatero en el Congreso español. El mensaje es simbólico: quieren que el presidente del gobierno se levante contra la pobreza en la próxima Cumbre de la ONU por los Objetivos del Milenio, a celebrarse el 16 de octubre.
El video es falso. A medias por lo menos. Las imágenes sí fueron grabadas en el Congreso: pero de día, no de noche como parece en el vídeo; y la silla que se llevan no es la de Zapatero, sino otra parecida.
El caso es que toda España (que sabemos no es nada dada a los escándalos, jeje) puso el grito en el cielo. Algunos piensan que la farsa es legítima, pues la causa es noble. Otros aseguran que los 4 Gatos son sólo un hatajo de chicos de instituto que quieren sus 15 minutos de fama. Señalan, por ejemplo, cierta incongruencia en que llamen al combate a la pobreza robando la silla a bordo de una camioneta VW Touareg, cuyo precio de lista es de ¡50 mil dólares! "Que vendan la camioneta y donen el dinero", ha comentado alguno.
El hecho y las reacciones que ha suscitado me parecen de lo más interesantes. Échenle un ojo al blog. No tiene desperdicio.

Poesía

Algunos también le llaman fútbol

153 millones


¿Por qué Oh, Diosa Fortuna, me tratas con semejante desprecio?
Dos aciertos de nuevo. ¿Intentas decirme "Sigue intentando, hijo mío, que cerca estás?" ¿O sólo me tomas el pelo, y te gusta que haga el panoli?
153 millones. Miércoles. Jugaré de nuevo.

jueves, septiembre 28, 2006

Ya (no) me vi

Psss no gané.
El único (y ardido) consuelo es que nadie ganó, así que hay ¡139 millones! de bolsa para el domingo.
Igual atiné a dos números. Uno más y entro en la lista de ganadores.
Ya voy por mi boleto.

miércoles, septiembre 27, 2006

Tres en cartelera

WTC
La mirada de Oliver Stone sobre los atentados terroristas contra las Torres Gemelas de NY. No es una mirada sensiblera ni patriotera, y se agradece. Pero tampoco es otra gran película de Stone, que desde hace rato no da pie con bola.
Buen “Plan B”: véanla si no encuentran boletos para su primera opción.

El Diablo viste a la moda
Glenn Close (¡no!...Meryl Streep) excelente como la perfeccionista, impecable y (ujum) odiosa jefa “perfecta” que ¿todos queremos tener alguna vez? Anne Hathaway, grande en su papel de chica lista y novata. Yo me vi reflejado en varias escenas (no como la jefa, claro, jajaja) y, bueno, conozco a más de uno(a) que ha podido verse también. Independientemente de eso, la película es ágil, divertida y, en general, bastante bien hecha.
¡Véanla!

Sólo Dios sabe
¿Qué le pasó al Carlos Bolado de Bajo California? Ahora se atascó en una película de gran presupuesto protagonizada por Diego Luna, de quien sigo pensando que está muy, pero muy sobrevaluado. Claro que ése no es el único problema. Durante dos horas que parecen tres los personajes se embrollan en un lío metafísico-religioso que, francamente, da mucha güeva... o yo no estaba de humor para esos rollos.
Entren si se quieren echar una siestecita, o si por algún otro motivo no piensan ver la película :-)

martes, septiembre 26, 2006

¡Ya me vi!

Debe ser la segunda o tercera vez en mi vida que juego Melate.
Seis números. 125 millones. Mañana. Estoy emocionado.

miércoles, septiembre 13, 2006

Lo dijo Holly Golightly...

"La solución consiste en saber que sólo nos ocurren cosas buenas si somos buenos. ¿Buenos? Más bien quería decir honestos. No me refiero a la honestidad en cuanto a las leyes, sino a ser honesto con uno mismo. Me da igual ser cualquier cosa, menos cobarde, falsa, tramposa en cuestión de sentimientos, o puta: prefiero tener cáncer que un corazón deshonesto. Y esto no significa que sea una beata. Soy simplemente una persona práctica. De cáncer se muere a veces; de lo otro, siempre".
---
En Desayuno en Tiffany's, de Truman Capote.

martes, septiembre 12, 2006

Guía Verde


Me falta pa' ser "niño verde": estoy en los extremos: mi celular es Nokia, pero mi laptop es Acer.
La información completa en www.greenpeace.org.mx

sábado, septiembre 09, 2006

El Borrego Viudo

(Now Listening: "Jivin' With Javis", de Lionel Hampton)
---
La revista dF de este mes trae como texto principal una lista de 69 lugares en los que se puede comer sabroso por menos de 150 pesos. En las recomendaciones de taquerías, El Borrego Viudo ocupa el primer lugar.
Ayer tocó el turno de visitarla por primera vez.
El estacionamiento mismo es peculiar, por decir lo menos. Como también hay servicio al auto, el lugar es un auténtico tacódromo, de movimiento incesante, con una enorme cruz de neón al fondo.
El comedor resultaría incómodo en cualquier otro momento, pero no en noche de viernes y acompañado por amigos y novia: paredes cubiertas de azulejos de baño, mesas diminutas, bancos sin respaldo, meseros malencarados que nos quieren acomodar a los cinco en una mesa donde cómodamente sólo comería uno.
Los tacos son sabrosos, pero sobremanera pequeños. Diminutos, diría. A juzgar por la cantidad de carne que contienen, los sirven con una cuchara de las que se usan para poner azúcar al café. Quizá por eso (pa' acabalar) ponen dos tortillas pasadas por aceite. Eso sí: el servicio es rápido y baratos, son. Por menos de 150 pesos cenamos los cinco.
Puede que los tacos del Borrego sean los más populares, pero no son los mejores. Conozco unos en Naucalpan (los Tacos del Paisa) que son igual o más sabrosos y están más que generosamente servidos. Un botón: en el Borrego, con apetito, tuve que pedir más de 10 tacos para quedar satisfecho; del Paisa necesito tres para quedar igual. Y la cuenta sale en más o menos lo mismo.
Pero bueno, éste no era un post del Paisa.
El Borrego Viudo
Lugar: 4
Servicio: 6
Comida: 8
Precio: 10
Promedio: 7

martes, septiembre 05, 2006

Ya tenemos Presidente

Por fin, más de dos meses después de la elección en las urnas, el tribunal electoral determinó que la elección del 2 de julio fue válida y que Felipe Calderón es presidente electo.
Ganó por 230 mil una elección de 41 millones de votos. No la tiene fácil. De hecho, el panorama político es tan complicado que -para que el país no se le venga encima- deberá llevar a cabo un gobierno casi perfecto, fuertemente exigido por sus seguidores pero sobre todo constantemente cuestionado por sus adversarios, que no darán tregua.
Toca a Calderón demostrar que el bajo perfil con el que se condujo en estas semanas fue una estrategia para no enturbiar más las aguas y no precisamente su estilo personal de gobernar.
Ahora debe mostrar que está a la altura del reto y para hacerlo, insisto, deberá jugar un partido casi perfecto. La única manera que tendrá Calderón para neutralizar a sus adversarios será un gobierno eficaz, mucho mejor que el de Fox (cieeertamente), que le dé a la gente la certeza de que vale la pena apegarse a las instituciones y no apoyar un movimiento como el de AMLO. Y no valdrá el pretexto de que no tiene mayoría en el Congreso, o que hay enfrente un tipo rijoso empeñado en hacerle la vida de cuadritos: eso lo sabía desde hace meses (si no años) y es su obligación inexcusable (no algo que puede o no hacer) llegar a acuerdos y sacar al país adelante.
Enhorabuena, Presidente. Y la mejor de las suertes.

domingo, septiembre 03, 2006

En El Sótano

Tres hechos inusuales esta tarde en El Sótano de Miguel Ángel de Quevedo:
- Paola y yo tardamos bastante en encontrar un libro que se nos antojara llevar. Rarísimo en dos personas a las que ambas manos suelen ser insuficientes para sopesar las posibles compras en una librería. Salimos con Los mejores cuentos de Sergio Pitol bajo el brazo.
- Una rubia despampanante llega a la librería con gesto de prisa y disgusto. Busca algo de la mano de un tipo con camiseta rosa híper pegada al cuerpo y cara de analfabeta. La mujer es Lorena Herrera. Sí, leyeron bien... ¡Lorena Herrera en una librería! No vi gente de TVNotas alrededor, pero uno nunca sabe. A lo mejor quiere seguir el proceso inverso de Betty La Fea y agregar algo de cultura a sus encantos. Merodeó un rato por la sección de superación personal y reiki. No vi que se asomara a los libros de a deveras. Pero algo es algo, ¿no?
- Escucho la voz de un ¿niño? preguntando a una de las vendedoras si también tiene la Ilíada en determinada editorial. Volteo a mi derecha. Es un niño, en efecto. ¡Un niño llevando la Odisea en una mano y pidiendo también la Ilíada! No estuvo satisfecho hasta que se cercioró de que tenía en sus manos las ediciones íntegras. Volví a verlo... Sí, era un niño. No más de 10 años.

viernes, septiembre 01, 2006

Mucho Agassi

Andre Agassi empezó su carrera hace 21 años.
Dicen que lo sacaron de Las Vegas, donde se ganaba la vida jugando partidos de exhibición: algo parecido a un globetrotter, pero del tenis.
La primera etapa de su carrera, digamos que aquella en la que tenía cabello, me cayó muy pero muy mal. Era un tipo estrafalario y exhibicionista, con un tenis espectacular, que constantemente (según yo) le faltaba el respeto al deporte, con su larga melena, sus cadenas de oro y atuendos más propios del 'Brody' Campos que de un campeón de Wimbledon. Durante esa época Pete Sampras fue su némesis: insoportablemente bien portado, acicalado y, claro, igual de buen jugador que él, si no es que mejor.
Luego algo pasó. A mediados de los '90, en la cima de su carrera, Agassi perdió la brújula y dejó las canchas, entregado a los excesos de la fama, el dinero y su efímero matrimonio con Brooke Shields. En 1997 él, que había sido número uno del mundo, cayó hasta cerca del 200 en el ranking. Tocó fondo. Empezó a salir del hoyo cuando un torneo challenger (ésos que juegan los adolescentes para hacer sus pininos en competencias profesionales) le ofreció un wildcard (invitación) porque su ranking no alcanzaba para entrar directo. Él decidió no aceptar la invitación y jugar para ganar la calificación...
El resto es conocido: regresó a los entrenamientos, se cortó el cabello a rape, se casó con Steffi Graff y decidió dejar atrás los colores chillantes: en dos años, en el '99 y a la edad en la que muchos empiezan a pensar en el retiro (30 años) volvió a ser número uno del mundo.
Ahora Agassi sabe que ese segundo aire terminó. Lo ha ganado todo, no se debe nada y anunció su retiro después del US Open de este año. Nadie espera que gane el torneo, pero todos queremos que llegue lejos.
Lleva dos partidos: dos clásicos. Uno contra Andrei Pavel, de Hungría; el segundo contra Marcos Baghdatis, de Chipre. Los dos salieron decididos a no regalarle nada a Agassi y le presentaron retos mayúsculos. Han sido dos partidos sobremanera emocionantes, con el estadio Arthur Ashe a tope, entregado a Agassi, que a su vez responde jugando con un pundonor que no tienen muchos 20 años menores que él.
Su próximo partido es pasado mañana contra Benjamin Becker, alemán de 25 años, 136 del mundo. En el papel es un partido relativamente sencillo (Baghdatis, a quien Agassi derrotó hoy, es sexto; Pavel es 76 del ranking mundial), pero el mismo Agassi declaró hoy que no sabe cómo reaccionará su cuerpo al partido de más de tres horas y media que jugó hoy. El sábado puede ser la despedida de uno de los mejores de todos los tiempos. Échenle un ojo. Si no se despide ese día, verlo ganar será apoteósico.

miércoles, agosto 30, 2006

En el hoyo


Excelente película de Juan Carlos Rulfo.
Muestra una parte del proceso de construcción del segundo piso del Periférico (quizá la más importante) la de los albañiles y obreros que, ganando 3 mil pesos al mes, arriesgan su vida para que la "mega obra" se lleve a cabo.
Hay humor, filosofía y mucho trabajo de esas centenas de personas anónimas que hacen posibles las calles por las que transitamos todos los días.
La música, compuesta por Leonardo Heiblum con base en sonidos recogidos de la obra, es realmente sobresaliente.
Quizá esté de más el rollo místico que intenta meter Rulfo a través de Natividad, un personaje que no se cansa de repetir que las obras grandes necesitan alma, y por eso es necesario que haya muertos en el transcurso de la construcción.
Todo lo demás, impecable.
No dejen de verla. Pese a a lo que pueda pensarse de un documental basado en el segundo piso, éste NO le hace propaganda al Peje, aunque a Paola y a mí sí nos tocó una viejita perredista que lanzó loas a AMLO durante la última secuencia (que, por otra parte, es francamente conmovedora... la secuencia, no la viejita, claro, jajaja).
(Calificación ergozoom: 90)

jueves, agosto 24, 2006

Se va, se va, se fue...

Este Blog se honra en presentar en ex-clu-si-va un texto enviado por viejo conocido y lector de este Blog: Josemaría Camacho. Filósofo, escritor y publicista indignado por la súbita expulsión de Plutón del Sistema Solar.
El autor indaga los motivos del Cosmos... y de los geniecillos con bata que tomaron esta decisión hoy en Praga. Sus conclusiones nos convencen a todos, claro, menos quizá a la SEP que tendrá que reimprimir millones de libros de Ciencias Naturales y a las decenas de museos en el mundo que tendrán que arrancar de sus muros y tirar a la basura la pequeña bola de unicel que representaba a ese planeta wannabe que era Plutón.

Que dice mi mamá que siempre no
Josemaría Camacho

Un gasto imprevisto surgió para quienes administran el presupuesto de la Secretaría de Educación Pública. Y es que 2500 tipos de todo el mundo, todos ellos con doctorado y bata, se reunieron recientemente en Suiza para decidir, por unanimidad, que nuestro Heroico Sistema Solar (y digo Heroico, porque todas las proezas que conocemos han sucedido dentro de él) reducía su cartera de socios de nueve a ocho.

Plutón, el más pequeño de los cuerpos protagonistas protegidos por la cobija solar, perdió su estatus de planeta después de adquirirlo injustamente allá por los años treinta con un criterio bastante confuso, que dio pie a mucha controversia el año pasado cuando se descubrió un cuerpo mayor que él dentro de los rangos de territorio del Sistema, que estética y nemotécnicamente recibió el nombre de Ubetrescientostrece.

La cuestión se planteó en la comunidad científica mundial en estos términos: o nuestro amigo Ubewhatever se convierte en el décimo planeta, o tendremos que expulsar del club a Plutón, que aunque es pequeño, ha servido muchísimo para que los niños se aprendan el nombre de los planetas mediante canciones, porque tiene nombre de cierre de canción (aunque hay que decir que también es fácilmente sustituible por una onomatopeya musical). Eso sin contar que quizá la película Brakefast in Pluto tendría que cambiar su nombre a Breakfast in some space rock.

En fin, seguramente pensando en la canción de Burbujas que ennumeraba los planetas, los científicos votaron por expulsar a Plutón al universo (literalmente) de los innombrables, allá donde dice Andrés López que habita Carlos Salinas. Y si Octavio Paz dice en El Arco y la Lira que “lo primero que hace el hombre ante una nueva realidad es nombrarla”, que “nombrarla es conocerla”, siguiendo su argumentación, tendríamos que decir que a Plutón ya no lo conocemos. Y a eso sólo se puede llegar de dos formas: o negamos categóricamente haberlo conocido como Andrés López desconoció a Salinas y millones de automovilistas desconocen a diario a las mujeres que mendigan dinero; o bien, nos obligamos a olvidarlo.

Entonces tiraron a Plutón a la basura y luego eligieron la opción Empty Trash en sus discos duros mentales. Y parece que la decisión fue muy atinada. Expondré dos razones por las que pienso que así fue:

a) Porque es imposible lograr una buena entonación de la canción de Burbujas si incluimos a nuestro amigo Ube en la letra. Imagínenlo, lean lo que sigue con la entonación de la cantaleta infantil: Mercuriovenustierramartejúpitersaturno /
uranoneptunoyplutónyubetresceintostrece. ¿Verdad que no suena bien?
b) Porque si no ponemos algo de exclusividad en el club solar, al rato cualquier roquilla espacial va a querer entrar, y una vez más el aprendizaje de los nombres de los planetas solares se complicaría demasiado para nuestros pequeños.

Ante dos argumentos de semejante calibre, lo mejor era desterrar a Plutón, olvidarlo en el olvido. Devolver a los niños del mundo la sonrisa, dejarlos cantar la canción de Burbujas sustituyendo con el vocablo (o exvocablo) Plutón con la palabra tantán

Y volviendo al principio, para terminar al verse, hay que decir que sólo hay una legión enfadada con el asunto planetario, que tan democráticamente fue resuelto (como todas las cosas importantes del mundo, excepto las elecciones presidenciales futuras en Venezuela). Y esta legión es la de los funcionarios encargados de dar cuentas al gobierno federal sobre el uso de los presupuestos en la SEP, porque ahora tendrán que imprimir de nuevo todos los libros gratuitos de Ciencias Naturales, para corregir el error científico de haber llamado a una roca atrapada en el campo gravitacional del Sistema Solar con el pomposo nombre de Planeta.

¡A jugar!

¡Mejor que Progol, mejor que Tris, mejor que Melate con Revancha!
Llegó la Quiniela ergozoom...
Que contiene: una quiniela semanal para todos los juegos del torneo mexicano, empezando desde la jornada cuatro.
Sólo tienen que entrar a www.mediotiempo.com, inscribirse en la sección 'quinielas' (gratis) y luego acceder a la quiniela de grupo que tiene como nombre 'ergozoom'. La clave de acceso es psczeg8c. Luego llenan su quiniela y están listos para hacerse millonarios. Bueno, no. Porque no hay nada en juego, salvo la dicha de ser el mejor quinielero de Blog y quizá cruzar alguna apuesta de vez en cuando. ¡Puro amor al arte!
Los resultados se cuentan a partir de la Jornada 4, que inicia el sábado a las 3pm. Pueden llenar su quiniela hasta 10 mins. antes de esa hora.
¡Lléguenle!

martes, agosto 22, 2006

Optudimoder, ja

Germán Dehesa, hoy en Reforma.
Por cierto, tiene un sitio web contra el bloqueo perredista:
www.despejalaciudad.org.mx

"Jamás estará en mí solicitar la represión, pero del mismo modo no están en mí el apocamiento y la sumisión y, la mera verdad, AMLO ya me tiene optudimoder con su creciente discurso derogatorio, ofensivo, falto de todo espíritu democrático, bravero y rijoso cuyo volumen aumenta precisamente porque nadie responde. Yo sí. Ya estuvo bueno de estar aguantando a un señor que ya le estorba hasta al partido que lo postuló. ¿Que vas a organizar una rebelión social?, ¡órale!, ¡bríncale, manito!, a ver de a cómo nos toca. ¿Que vas a sitiar al gobierno legalmente electo y, en la mejor escuela de Evo Morales, no lo dejarás gobernar?. ¡Éntrale!, pero ve viendo de qué lado pega el diurex, no vaya a ser que la autoridad que dinamites sea la tuya. Créenos, AMLO, ya no haces gracia y como decía mi abuela, más vale batirse en retirada que retirarse batido; todos sabemos de las ganas locas que tenías de ser Presidente, pero ten presente que, llegado el momento, los votantes recordaron tu condición peleonera y pueblerina, tu numerito de la chachalaca, tu inasistencia al primer debate, tu colusión con Ponce y Bejarano, tus aires de suficiencia cuando te supiste arriba en las encuestas, tu costosa ruptura con Cuauhtémoc y, sobre todo, tu permisividad para rodearte de puro desecho y puro detritus político. Me refiero a Camacho, a Bartlett, a Fernández Noroña, a Martí Batres, a Porfirio, a Durazo y a muchos otros infraseres que tú recogiste en tu seno como si no tuvieras suficiente con Bejarano. Todo esto que de manera incompleta he esbozado son piezas claves del complot contra AMLO instrumentadas por el propio AMLO. Olvídate de Fox y de los "poderes fácticos" que obviamente conspiraron contra ti; concéntrate en lo que tú hiciste para ganarte la derrota y con ella el camino del martirio que tanto parece fascinarte. En eso, mi buen, tienes que trabajar y mientras tanto, aplácate, Satanás, y guarda a tus animalitos. Se acerca la hora de recuperar la normalidad y de ponernos todos a trabajar en santa paz sin olvidar, éste es mi mejor deseo, de lo prioritario que es dar la batalla contra la pobreza".

lunes, agosto 21, 2006

Otra demoledora


Dirige: Sylvester Stallone. Actúa: Sylvester Stallone. Escribe: Sylvester Stallone. Produce... ¡adivinaron! Esta película es 150% Sylvester Stallone. Con todo lo bueno y malo que eso significa.

Para Navidad, su estreno en EU. En México no la esperamos mucho más tarde.

Vuelo 93


Acabo de ver Vuelo 93, una de las varias películas sobre el 11 de septiembre que veremos este año. Ésta trata del vuelo 93 de United, el único de los cuatro secuestrados que no alcanzó su objetivo dada la valentía de algunos pasajeros... y la manifiesta incompetencia de los secuestradores.
Dudo mucho que esté realmente basada en hechos reales.
Empecemos con los secuestradores. ¿Es posible que de los cuatro sólo uno hablara inglés? ¿Y que ese uno fuera el encargado de pilotear el avión? Es decir, ¿cómo secuestras un avión en EU y no te preocupas de que al menos uno de los que van a tener contacto con los rehenes hable su idioma, para entender qué dicen, qué traman, qué piden? En la película los secuestradores están "barbarizados". Pocas veces se subtitula lo que dicen y los espectadores quedamos con la impresión de que eran poco menos que animales incapaces de lenguaje, que sólo farfullaban rezos y, a veces, maldiciones...
Otra: ¿Cómo es posible que tantos pasajeros pudieran llamar por teléfono? Los secuestradores ven que la gente llama ¡y no hacen nada! Les gritan "¡barbarbarbar!" pero nunca les quitan los teléfonos ni les piden lo más elemental en un asalto o secuestro (según nos ha enseñado Hollywood, claro): ¡manos arriba y donde pueda verlas todo el tiempo!
Una más: los pasajeros empezaron a sublevarse cuando, según la película, faltaban 20 minutos para llegar a su objetivo (nunca especificado). Y, bueno, en vez de ganar tiempo simulando una negociación, uno de los secuestradores gritó "¡Gerónimo!" (o su equivalente en árabe) y se lanzó sobre los pasajeros con el carrito de las azafatas... (sin comentarios)
Y tampoco entiendo cómo en este mundo de Internet, donde con una webcam de 30 dólares nos podemos ver en tiempo real en cualquier parte del mundo, nadie pueda saber a ciencia cierta, en una emergencia como ésta, quién está en la cabina de un avión comercial. Los únicos indicios de los secuestros llegan a las autoridades, según la pelicula, a través de grabaciones con calidad de audio inferior a la que debe haber en la Zona del Silencio. Y las rutas de los aviones se ven en pantallas monocromáticas que al parecer tardan bastante más que este blog en actualizarse.
En fin. Nunca sabremos lo que realmente pasó en ese avión. Se valen las conjeturas. Pero una cosa es elucubrar con base en hechos reales y otra tratar de verle la cara a la gente con argumentos inverosímiles so pretexto de la falta de datos para llenar huecos en el guión..
Esperemos que Oliver Stone haya filmado una mejor historia que ésta. Ya viene World Trade Center. Pronto en un cine cerca de usted.

jueves, agosto 17, 2006

De villanos a héroes... ¿a villanos?

La historia de los pescadores nayaritas rescatados en Oceanía, a 8 mil kilómetros de distancia de su puerto de embarque luego de más de 8 meses de travesía no deja de ser cada vez más fascinante.
Ya lo es el hecho de que hayan sobrevivido, durante tanto tiempo, comiendo sólo peces voladores y bebiendo agua de lluvia. Pero conforme pasa el tiempo y la gente está ávida de información al respecto, nos vamos enterando de detalles desconcertantes y, algunos, francamente macabros.
Primero las autoridades de Nayarit (donde se ubica el puerto de San Blas) afirman que los pescadores, qué caray, eran piratas. O sea, no tenían permiso para pescar. Por eso se alejaron tanto de la costa y, claro, por eso también no avisaron a las autoridades costeras ni su posición ni su actividad.
Se los llevó la corriente Nortecuatorial, desplazándolos 30 kilómetros diarios hacia Oceanía. Primero se dijo que eran tres (porque tres fueron los que encontró el pesquero taiwanés que los rescató) pero hoy, tres días después de conocida la hazaña, sabemos que originalmente no eran tres, sino cinco, los hombres que iban en la barca. Según declaró uno de los sobrevivientes, los otos dos murieron porque ¡se negaron a comer! Y, claro, arrojaron sus cadáveres al mar.
No cesan las preguntas: ¿Por qué los pescadores sobrevivientes declaran la existencia de sus dos compañeros de travesía 72 horas después de hecho público su salvamento? ¿Por qué cuando se les preguntó cuál fue el momento más difícil relataron cuando vieron una isla y no pudieron llegar a ella y no cuando murieron sus compañeros?
Ya hay versiones que hablan de peleas y discusiones entre los pescadores. Así nomás. Con todo lo que uno se puede imaginar. ¿Pelearon como "Está bien, compadre, a ver, le expongo mi razonamiento de por qué no se puede tomar esa agua..." o pelearon como de golpearse y resbalar uno al mar, los otros no poder rescatarlo, el otro acusar de asesinos, entrar en pánico, los otros aventarlo también?...
¿Pelearon?
Pasarán los días y conoceremos más detalles. Muchos, muchísimos, que sólo valdrán para ofrecer momentos Teletón al público televidente (ya se ve venir uno: el encuentro de uno de los pescadores con su hija de cuatro meses a la que, claro, no conoce). Ojalá también conozcamos los otros detalles. Ésos que nos hablarán, sin prejuicios morales, de cómo reaccionaron tres (o cinco) hombres comunes a la situación límite del naufragio. No se les podrá creer que todo en ocho meses juntos fue comer pescado y otear las nubes... pero tampoco, pienso, se les puede condenar apriori si hicieron algo deleznable.
Son héroes, claro, pero también pudieron haber sido villanos. Y eso sólo los hace más humanos.

El buen Günter

Retomo el editorial “Günter-44”, de El País hoy a propósito de la alharaca luego de que Grass confesara haber pertenecido a la SS de Hitler. Por cierto que hoy se agotó, en su primer día de venta, la primera edición alemana del libro en el que Grass confiesa ese secreto.

"A los 15 años, Günter Grass intentó enrolarse voluntariamente en los submarinos del Ejército alemán, pero fue rechazado por su corta edad. No obstante, en septiembre de 1944, semanas antes de cumplir los 17 años, el futuro escritor fue llamado a filas. Al borde del colapso, la Alemania nazi reclutaba desesperadamente a casi cualquier varón de entre 16 y 60 años. Grass fue incorporado a una unidad de las Waffen-SS -el brazo militar de la organización nazi dirigida por Himmler-, herido y capturado luego por soldados norteamericanos. Estos hechos son comunes a las biografías de cientos de miles de alemanes de la generación de Grass. Grass no era un nazi y no se incorporó voluntariamente a las SS, e incluso aunque hubiera sido así, no es posible ignorar que era un adolescente.

El problema empieza por el hecho de que Grass sólo haya revelado esta parte de su biografía este verano, como anticipo de la publicación de su libro de memorias Pelando la cebolla. Puesto que no hay mayor gravedad en estos hechos de adolescencia, ¿por qué el premio Nobel de literatura no los ha contado con naturalidad en el más de medio siglo transcurrido desde entonces? ¿Por qué no ha aprovechado para hacerlo en sus cientos de libros, entrevistas en prensa y televisión y conferencias? ¿Por qué no se lo dijo a su biógrafo, Michael Jürg? Alguien podría argüir que quizá Grass pensara que estos hechos no eran relevantes, pero es algo difícil de aceptar para un autor que, desde la publicación de El tambor de hojalata en los años cincuenta, ha destinado buena parte de su obra literaria y de su actividad ciudadana a reflexionar sobre la Alemania nazi y las complicidades de las que se benefició.

Durante décadas, Grass ha denunciado con vehemencia que millones de alemanes, por interés, seducción o cobardía, apoyaran a Hitler o cerraran los ojos ante sus tropelías. Es eso lo que hace difícil de entender su largo silencio y lo que provoca malestar entre sus muchos admiradores dentro y fuera de Alemania. Simpatizante de las políticas socialdemócratas y las causas pacifistas, Grass ha venido siendo considerado una autoridad moral cada vez que opinaba sobre asuntos controvertidos, como la reunificación alemana, la situación en Cuba, la globalización y un largo etcétera. Hubiera sido deseable que alguien con esa autoridad fuera un poco más transparente sobre aspectos de su pasado claramente relacionados con el tipo de personaje público que se ha construido.

Más vale tarde que nunca, y el propio Grass admite que este asunto le provocaba un "sentimiento de culpa" y le pesaba como "una ignominia". En cualquier caso, su tardanza en desvelar un hecho biográfico relevante no invalida la calidad de su obra literaria ni la justicia de las causas que ha defendido y defiende. Esa tardanza sólo confirma que nadie es perfecto, que todos somos humanos; a veces, demasiado humanos".

Megaplantón, día 18

Leyendo El Sha, de Ryszard Kapuściński, me topé con estas líneas que me hicieron pensar en el momento que vivimos en México. Ai les van:
"Atendiendo a las técnicas de lucha, las historia conoce dos tipos de revolución. El primero es la revolución por asalto y el segundo, la revolución por asedio. En el caso de la revolución por asalto, lo que determina su ulterior destino y su éxito es la profundidad del primer golpe. ¡Atacar y ocupar la mayor cantidad de terreno posible! He ahí lo importante, pues una revolución de este tipo, con ser la más violenta, es también, la más superficial. El adversario ha sido derrotado pero, al ceder, ha conservado parte de sus fuerzas. Contraatacará y forzará a retroceder a los vencedores. Por eso, cuanto más lejos lleve el ataque inicial más terreno retendrá la revolución a pesar de los retrocesos ulteriores. En una revolución por asalto la primera etapa es la más radical. Las siguientes son un retroceso, lento pero constante, hasta un punto en que ambas fuerzas, la rebelde y la conservadora, llegan a un compromiso definitivo. Es distinto el caso de la revolución por asedio: en ésta el primer golpe es, por lo genral, débil; resulta difícil advertir que anuncia un cataclismo. Pero los acontecimientos, que no tardan en sucederse, cobran vida y dramatismo. Participa en ellos un número de gente cada vez mayor. Los muros tras los cuales se refugia el poder se agrietan y rompen. El éxito de la revolución por asedio depende de la determinación de los sublevados, de su feurza de voluntad y de su aguante. ¡Un día más! ¡Un esfuerzo más! Al final las puertas acaban cediendo. La muchedumbre irrumpe en el interior y celebra su triunfo".

miércoles, agosto 09, 2006

Carta abierta a AMLO

Señor Andrés Manuel López Obrador:

Como otros catorce millones de ciudadanos mexicanos, yo voté por usted en las pasadas elecciones para la presidencia de la República. Aunque en estos momentos de polarización ya no parecen importar los motivos que llevaron a decantarse entre usted y el candidato del Partido Acción Nacional, quisiera exponerle los argumentos que decidieron mi sufragio (los mismos que he tenido que defender, una y otra vez, frente a buena parte de mis amigos).

La primera razón fue que, si bien muchas de sus propuestas no me convencían, debido a su naturaleza abstracta o su ambigüedad —por no referirme a su desenvolvimiento público, marcado por cierto dogmatismo—, estaba convencido de que su diagnóstico sobre la situación de nuestro país era correcto: tras siete décadas de gobiernos autoritarios y seis años de fallida transición a la democracia, la situación económica de la mayor parte de la población permanece atascada y, mientras unos pocos se han beneficiado de las políticas neoliberales y el crecimiento macroeconómico, cuarenta millones de mexicanos se mantienen en la pobreza.

El solo hecho de que el diez por ciento de la población concentre más del cuarenta por ciento de la riqueza me hacía imposible votar por alguien —Felipe Calderón— que no se cansó de celebrar los avances de los últimos años, que nunca se identificó con los pobres y que siempre se plegó a los dictados de los grupos más conservadores (su apoyo a la llamada Ley Televisa es el mejor ejemplo). En segundo lugar, voté por usted para demostrar mi repudio hacia los ardides judiciales y la campaña negativa desatados en contra suya por el PAN.

En su momento fui un ardoroso enemigo del desafuero y, cuando Manuel Espino y los suyos se dieron cuenta de que la única forma que el PAN tenía de ganar era creando una epidemia de miedo, mostré mi desprecio hacia esta táctica (aunque sin sugerir que debiese ser censurada, pues en mi opinión debía prevalecer la libertad de expresión).

Tras conocer los resultados de las elecciones, sin embargo, resulta necesario constatar que la “campaña del miedo” fue sumamente efectiva. Grandes franjas de la población, en especial en el norte del país, se convencieron de que usted era un peligro para México.

Durante las semanas previas al 2 de julio escuché los mismos rumores: que usted era un populista semejante a Hugo Chávez, que usted quebrantaría la estabilidad económica, que usted nos llevaría a la anarquía, que usted nos haría retroceder al echeverrismo, incluso que usted establecería un régimen comunista. Semejantes disparates, justificados incluso por prominentes intelectuales, contribuyeron a crear un clima de desconfianza.

Con esta estrategia, los jerarcas del PAN empezaron a jugar con fuego. Buena parte de la culpa de lo que sucede ahora es de ellos, al impulsar el temor y el odio. A estas alturas, Felipe Calderón debería lamentar que su triunfo no se haya debido a sus propuestas o a su carisma, sino a esta burda estrategia que tanto daño nos ha hecho. Insisto, señor López Obrador: si voté por usted fue, en buena medida, para desmentir a quienes lo acusaban de ser un monstruo o un dictador.

Dicho esto, también es justo señalar que, por más sucia y despreciable que haya sido la campaña panista —similar, por otro lado, a las empleadas en otras democracias del mundo—, no hubiese sido tan eficaz de no ser por los gigantescos errores cometidos por usted y sus estrategas. Justo cuando la estrategia del miedo se hallaba en su apogeo, usted no sólo no supo reaccionar ante ella —hubiese sido fácil demostrar que el verdadero peligro para México provenía de las facciones más retrógradas del país—, sino que, dominado por la soberbia, no asistió al primer debate, desapareció durante semanas de los medios, se enfrentó a numerosos grupos y se conformó con desestimar las encuestas.

Cuando por fin reaccionó, fue demasiado tarde. En este momento no es posible afirmar que usted perdió las elecciones —le corresponderá definirlo al Tribunal Federal Electoral—, pero sí que en esas semanas de pasmo y arrogancia usted mismo minó el éxito de su candidatura. Es su deber reconocerlo: su campaña fue un fracaso. Y debido a ello nos encontramos ante el aparente triunfo de Felipe Calderón por menos de un punto porcentual.

Es natural que usted cuestione la elección. Para ello, la ley marca los pasos a seguir. Su protesta es legítima y necesaria. En cambio, usted no puede poner en duda la validez de toda la elección. Si hubo irregularidades, le corresponde probarlas.

Su idea de llevar al cabo un recuento “voto por voto, casilla por casilla” también me parece prudente dado el escaso margen de triunfo, pero, otra vez, corresponde al Tribunal y sólo al Tribunal decidirlo.

La movilización que usted fomenta, y en especial los llamados a la “resistencia civil”, sólo sirven para encender los ánimos y enrarecer aún más nuestro clima político. El PAN ya jugó con fuego al atizar el odio y la desconfianza, y usted no debe seguir el mismo camino.

Resulta inadmisible su insinuación de que, dado el caso, podría repudiar las resoluciones del Tribunal. Basta ya, señor López Obrador, de tanta irresponsabilidad. Tal vez consiga movilizar a dos millones de personas, pero buena parte de los catorce millones de ciudadanos que sufragamos por usted lo hicimos convencidos de que usted no era —ni es— un peligro para México.

No ceda ante la injusticia, pero tampoco ponga en riesgo nuestra democracia. Aún queda mucho por hacer. Si al final el Tribunal le diese la razón y usted se convirtiera en el nuevo presidente de México, lo que menos necesita es una nación dividida y enconada; si el Tribunal anulase las elecciones, usted necesita demostrar su apego a la ley y a las instituciones para tener alguna posibilidad de triunfo; y, si se confirma la victoria de Felipe Calderón, México lo necesita a usted como un sólido, responsable y prudente líder de la oposición. Millones de ciudadanos esperamos que no nos defraude.

Jorge Volpi
----
Publicada hoy en El País

martes, agosto 08, 2006

En la 'Asamblea Permanente'

Acabo de regresar del megaplantón perredista en Paseo de la Reforma.
¿Se acuerdan de cuando a Pinocho lo llevaban a la isla de la diversión, donde todo está permitido y él se la pasa bombísima?
Pues más o menos así es el megaplantón. Es, de hecho, el sueño de cualquier niño o adulto hecho realidad. Puedes hacer lo que quieras... jugar ajedrez, echarte una cascarita de fút, pasar por un elote, dormir, leer, echar pasión con tu novia en alguna tienda de campaña desocupada, ver Betty la Fea, tomar el micrófono y leer poesía o hablar de tu experiencia revolucionaria (o, mejor, hablar poéticamente de tu experiencia revolucionaria), ver una película (en mi recorrido vi tres cine clubes), sentarte a ver alguna de las cuatro partes del documental de Mandoki sobre la vida de SS López Obrador (¡ya viene la quinta!), inscribirte en el diplomado "Historia de los Movimientos Sociales del Siglo XX", cursar un taller de pintura, subirte a un juego mecánico, pintar una manta de protesta o acompañar a los maestros de Oaxaca a recorrer Reforma exigiendo la renuncia de Ulises Ruiz... Es como un Club Med para rebeldes con o sin causa: el hospedaje, los alimentos y, sobre todo, la diversión, está incluida...
Claro que se siente un dejo de que eso no va a durar para siempre. De que esa isla de la felicidad es a fin de cuentas una ilusión verosímil, pero que en algún momento los coches volverán a las calles y la gente a las banquetas...
Igual se siente un movimiento fuerte. Eso hay que decirlo. La gente ahí se ve motivada y dispuesta si no todo, sí a muchas cosas. Deben ser entre 5 y 10 mil, a lo mucho. Y esto no nos habla de lo que pueda pasar en otras partes del país, donde el PRD no es tan fuerte, pero pocos políticos mexicanos tienen en este momento la fuerza como para mover así a la gente, y sería un error subestimar a este líder y a esta gente. Están convendidos, perdón, convencidos de que tienen razón y dispuestos a que esta vez no les quiten el triunfo...
Como dicen los españoles, se requerirá mucha mano izquierda para salir bien de este trance... Que así sea.

domingo, agosto 06, 2006

Crimen y castigo

(Now listening: "Fotografía", de Jumbo)
---
Acabo de terminar Crimen y castigo. Uno de esos libros tan gordos (686 páginas en mi edición "de bolsillo") que muy pocas veces se atreve uno a empezar y que, ya iniciada la lectura, parece que nunca va a terminar.
Y sin embargo es un libro que todos deberíamos leer al menos una vez en la vida. Es una de esas lecturas que te ubican: redimensionan tu perspectiva del mundo y te hacen ver lo pequeño que eres. Sin connotaciones negativas esto último. No se trata de acabar el libro sintiéndose insignificante, sino humilde. Reconociendo que hay muchas cosas que escapan a nuestra voluntad (y que influyen en nuestras vidas) y que en ocasiones las grandes almas habitan cuerpos pequeños y débiles, "insignificantes", que nuestra soberbia no nos permite reconocer.
Terminaré este post antes de ponerme místico.
Pienso que todos llevamos un pequeño Rodion Románovich dentro. Todos pensamos a veces (o siempre) que estamos destinados a grandes cosas, que los demás son tan cortos de miras que no alcanzan a ver lo importante que es nuestra presencia entre ellos y, en fin, que casi cualquier cosa que hagamos se justifica ante la naturalmente sublime idea de nosotros como seres superiores.
La historia de Raskólnikov nos enfrenta a la cuestión de qué ocurre cuando la realidad nos para en seco y nos demuestra que, pese a lo que creamos o queramos, somos como los demás (y a veces un poco menos)... La respuesta a esa interrogante no es ni fácil ni única. Pero se adivina necesaria si, como dice el libro de su personaje principal, "en algún modo desea estar tranquilo"

Vo-to-por-vo-to...

Un hecho absolutamente trascendente, pero del cual la mayoría parece no hacer caso es que el Tribunal no podía, jurídicamente hablando, ordenar el recuento total de votos. No porque no quisieran sino porque la Coalición NO SOLICITÓ ese recuento total. Solicitó únicamente el recuento en 231 de 300 distritos. O sea que, aunque el Tribunal hubiera querido, jurídicamente era imposible ordenar el recuento "voto por voto y casilla por casilla".
Claro que AMLO y sus allegados alegan que los magistrados niegan ese recuento porque están coludidos con la gente del poder y "el candidato de la derecha". Su estrategia iba parelela: por la vía política, pedir el voto por voto; por la vía jurídica, solicitar el recuento sólo en los distritos donde supuestamente hubo irregularidades. Un discurso premeditadamente incompatible, pero muy efectivo para enardecer a muchos desinformados que siguen creyendo en la "perversión" del Tribunal Electoral.
Ahora bien: el tribunal decidió que a partir del miércoles se recuenten los votos en 149 distritos de los 231 en lo que el PRD solicitó el recuento. Son más o menos cuatro millones de votos. En una elección donde la diferencia es de 250 mil votos, cuatro millones bien pueden ser definitorios.
Pero -al menos desde mi punto de vista- es claro que AMLO sabe que NO HUBO FRAUDE y que, aún después del recuento, se mantendrá la diferencia a favor de Calderón. López sabe que perdió la elección y ha decidido radicalizar su discurso porque, como escribió Denise Dresser el lunes pasado, decidió ya ser una piedra en el zapato del próximo gobierno: se está haciendo fuerte para ser la oposición con la cual habrá de negociarse todo (o, parafraseándolo, lo mero principal) durante los proximos años. Se victimiza y se hace fuerte. La estrategia es sobremanera inteligente porque en el momento en el que se le intente poner un alto lo único que se logrará será seguirle el juego y victimizarlo de veras. Es un arma de dos filos, claro, porque mientras no se le detiene él sigue bloqueando Reforma y amagando con más protestas, teniendo a millones de personas como sus rehenes políticos...
Hay que ser racionales (y razonables): para hablar de fraude (fraude, no irregularidades), es necesario pensar en una conjura de cientos de miles de personas que actuaron bajo la misma consigna el 2 de julio desde las mesas de votación hasta la Sala Superior del Tribunal Electoral... pasando por el multimentado algoritmo en el sistema de cómputo del IFE... instancias en todas las cuales el PRD tuvo representantes acreditados (que, claro, habrían sido corrompidos o amenazados). Es creer en esa conspiración o confiar en que la jornada electoral fue razonablemente limpia. Con irregularidades, sí, por las cuales el Tribunal ha decidido recontar más del 10% de los votos y basada en un sistema recargado de candados que hacen materialmente imposible la comisión de un fraude como tal.
En este contexto los discursos de AMLO me parecen increíblemente cínicos. Él sabe que no ganó y aún asi alienta a la gente con frases hechas y palabras efectistas. Como un rock star se agarra los testículos para enardecer a su público, AMLO repite -en cada presentación- su "Me doblo, pero no me quebro". Si todo quedara en el blofeo de un tipo que se alimenta de la ilusión de la gente, no habría problema.
Pero cuando el tipo empieza a fanfarronear cerrando avenidas principales, llevando a decenas de miles de personas frente al Tribunal Electoral y afectando la vida cotidiana de millones puede que valga la pena repensar la idea de darle una bofetada y recordarle que su trabajo de showman inicia y termina sobre el escenario... y que abajo, sobre el piso, es otra ley la que se sigue: la de la razón y el bien común.
Por cierto: el 2 de julio yo voté por López Obrador.

sábado, agosto 05, 2006

Soy guarín...

Amo el capitalismo. Bueno. No sé si "lo amo". Pero sí pienso que, como la democracia en lo político, en lo económico es la menos mala de las opciones. Claro que de un tiempo acá es la única opción. El caso es que trato de quejarme lo menos posible y a veces hasta lo defiendo. Pero hay cosas que nomás no se valen.
Urgido de una camisa blanca ante la inminencia de una boda, voy a un centro comercial y entro a la primera tienda de ropa que encuentro. Pido una camisa blanca. Me preguntan mis medidas. No tengo idea. Me las toman. Buscan la camisa. Me dicen que es 100% algodón y que es justo de mi talla. Se ve bien. Pregunto cuánto cuesta. 999 pesos. Pongo ojos de plato. Pienso ¿mil pesos por una camisa? No lo puedo creer. Tengo el dinero, pero ni de chiste pagaría tanto por una prenda de ropa que, si tiene suerte, sólo usaré una o dos veces al año. El vendedor parece leer mi mente y, con esa sonrisa tan propia de vendedores de camisas finas, me dice Le sale en 300 pesos ya con el descuento. La camisa urge, el tiempo apremia y todavía debo comprar zapatos. Pago. Pero no dejo de pensar en el timo: una camisa de mil pesos que terminan ofertando en 300 nunca costó mil pesos. Lo peor es que sí las venden en mil pesos, y hay gente que las paga a ese precio. Los descuentos increíbles no son descuentos. Son burlas. El sistema simula hacerte un favor cuando en realidad sólo te ve la cara. Porque una cosa es ganar dinero y otra muy diferente exprimir al cliente hasta la grosería, rayando en lo inmoral. Me repatea eso. Por eso, como decia el personaje de Luis de Alba: Soy guarín... ¡pero me fijo!